Quinto informe, en retrospectiva

2017-11-09

VECTOR X

 



Luis Antonio Vidal

@vidal_38
    
Para los Gobernadores, el quinto informe significa el clímax del poder. Llegan con absoluto control financiero, y son el eje de una decisión política coyuntural: ser factor, dentro de su partido, en la designación del candidato a sucederlo.
 
Es momento de ajustar tiempos con la precisión de relojero suizo. Se sale en hombros de la encrucijada electoral o entre cojinazos del respetable.
 
Es rito conocido que los gobernadores lleguen al quinto informe con respaldo casi unánime, un verdadero cliché. Empresarios, sindicatos y clase política, a excepción de los adversarios naturales, son expertos en afeitar la barbilla.
 
El caso inmediato en Tabasco, el de Andrés Granier, a quien en Tabasco se le aplaudía y en la capital del país se le azotaba con implacable látigo, como sucedió en 2010 durante una reunión en el Senado.
 
Ahí, Ricardo Monreal le enjaretaba al químico este reproche: “Fui en el 2007 a Tabasco, vi la pobreza y la vulnerabilidad de la población; daba tristeza. Usted estaba como un Dios, arriba (…) yo vi la televisión en la noche… le decían plegarias, le componían corridos, himnos… dígame qué le pasó después del 2007”.
 
La popularidad del químico se derrumbaba. No obstante, en su quinto informe del 2011, así pintaba Granier a Tabasco en la ceremonia oficial: “El Estado no es ni debe ser botín político de nadie. Tenemos un campo que no deja de producir, una infraestructura de salud ampliada y moderna; hay un importante repunte en calidad educativa; y se cuentan con los proyectos de ingeniería más importantes de la historia”.
 
Y le ponía color a la arenga, hoy epitafio: “No hay mejor juicio que la historia y no hay mejor juez que el pueblo, y a ese veredicto nos atenemos”.
 
La concurrencia, como siempre en estos casos, no se cansaba de aplaudir. Clap, clap, clap. De estadista para arriba. El poder en todo su esplendor. La maravilla del quinto informe.
 
La Morralla
A quien le zapatea el hígado cada vez que Gaudiano visita una escuela es al secretario de Educación, Ángel Solís. Vil mezquindad *** A propósito, los líderes de los sindicatos magisteriales se ponen de tapete con su jefe, el secretario. Diego Ánimas, del SITEM, zalamero como es, sólo ve en los ojos del funcionario enooormes signos de pesos *** Hasta mañana. 

Comenta la Nota

Nombre:
E-Mail:
Comentario:

Nota Importante:
Los comentarios seran analizados antes de su publicación en la página, Noticias sin Fronteras se reserva el derecho de eliminar los comentarios fuera de tema.
Agencia de Información Local con Difusión Mundial

Tenosique, Tabasco, México. A Sábado 18 de Noviembre del 2017