Campesinos ¡Acorralados!

2017-06-06 18:58:49

Con orden del juez a favor de la CONAP, campesinos huyen para no ser atrapados por el ejército quien les acorraló para desalojarlos de una área, supuestamente, protegida.

FREDY PAREDES

EL Desengaño, Candelaria, Campeche.- Es de día en la frontera, los agripados niños se bajan de las camas hechas de palo con forraje y ponen sus pies descalzos en tierra húmeda, bajo un cobertizo de unos dos metros de alto por dos de ancho. La noche anterior fue de lluvia, así que durmieron abrigados pero no totalmente secos.

 

Hubieran querido taparse con los impermeables, pero el pasado jueves NO les dieron tiempo. La alerta de “ahí viene el ejército” los puso muy nerviosos, no hicieron más que acatar la orden de sus padres y salieron corriendo rumbo al “desengaño” una comunidad fronteriza situada a siete kilómetros de la franja entre México y Guatemala, en el municipio de Candelaria, Campeche; pero no lograron cruzar, pues autoridades mexicanas del Instituto Nacional de Migración (INM) ya sabían de este desplazamiento forzado.

 

Ahora, son dos los ejércitos quienes les acorralan justo en el medio de los países y mientras México cierra la puerta, Guatemala los expulsa.

 

No son de aquí, pero tampoco de allá a pesar de que llevan 17 años en su aldea denominada Laguna Larga, un Juez determinó a favor del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y envió a la Policía Nacional junto con el ejército a desalojarlos sin ningún miramiento. Los campesinos alegan que es falso, pues su caserío estaba fuera de la reserva.

 

Esta veloz determinación de salir huyendo, tomó desprevenido a uno de los pequeños que sufren en la línea divisoria entre México-Guatemala, quien al salir corriendo cayó y se quebró uno de sus bracitos y tiene que aguantarse, pues si cruza hacia el lado mexicano, los federales lo deportarán sin más razones alejándolo de su familia.

 

Son 34 enramadas las que se acumularon en la línea formando una especie de campamento pidiendo refugio, en donde el fin de semana pasado fue visitado por organismos defensores de los derechos humanos y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y les prometieron ayuda, sin embargo, continúan las lunas y las respuestas favorables no llegan.

 

La situación de los guatemaltecos se agrava por las lluvias, el difícil acceso a ellos para garantizarles comida y medicinas, además que las propias autoridades mexicanas les han advertido que si cruzan, serán deportados puesto que no existe la garantía de que se les permita el asilo como sugieren los derechos internacionales.

 

Por la precaria situación, organismos civiles de la ciudad de Candelaria, Campeche, han apelado a la ayuda de sus habitantes y programaron recolectas de víveres para aliviar en algo su problema, detalló Francisco Farías, quien de forma altruista ha llevado agua para beber y comida a las decenas de familias desplazadas.

 

Sin embargo, son los diplomáticos de México y Guatemala quienes deben resolver la situación y la tardanza que tenga dará origen a que muchos niños, niñas y personas de la tercera edad deterioren su salud, alertó “La 72” Casa del Migrante ubicada en Tenosique, al recibir la noticia sobre este desplazamiento forzado.

 

De acuerdo con los datos recabados, Representantes del Gobierno de Guatemala y de la Comisión de Derechos Humanos de ese país, como Israel Flores Segum, Mauricio Galeano Aldana y Erik Ariel Flores Morales, les ofrecieron albergue para ser atendidos, pero no aceptaron, pues consideraron que es una trampa para quitarlos de su verdadero territorio en que llevan asentados un promedio de 17 años y por ello, decidieron quedarse a acampar en la línea divisoria bajo 34 carpas.

 

Organismos internacionales de México y Guatemala se han abocado al tema y exigen a las dos patrias (México-Guatemala) resolver lo antes posible.

 

 

 

Comentarios:

Comenta la Nota

Agencia de Información Local con Difusión Mundial
Tenosique, Tabasco, México. A Lunes 23 de Julio del 2018